top of page

Discurso Elder Costa

Hambre de la Palabra de Dios

 

Tenía muchas dudas sobre cuál sería el tema de mi discurso, fue entonces cuando decidí orar al Señor y pedirle que me diera el don del Espíritu para decidir el tema.


Fue entonces cuando tomé mi Biblia, mentalicé mi oración aquí y se me mostró una escritura.


“He aquí que vienen días, dice el Señor Dios, en que enviaré hambre a la tierra; no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír las palabras del Señor.” (Amós 8:11)

¿Qué podemos entender de estas palabras del libro de Amós, capítulo 8, versículo 11?

Dios nos está diciendo que habrá un tiempo en el que sentiremos hambre y sed, pero no esa hambre y sed ligadas a nuestras necesidades físicas o fisiológicas, sino a nuestras necesidades espirituales.


Nuestro cuerpo y nuestra mente tienden a buscar la saciedad y la satisfacción en la comida y la bebida. Cuando caminamos durante mucho tiempo, o hacemos ejercicio durante mucho tiempo, nuestro cuerpo nos dice que necesitamos agua: tenemos sed. Cuando pasamos mucho tiempo sin comer, nuestro cuerpo también nos avisa de que necesitamos comer algo: necesitamos nutrirnos. Pero, ¿cómo entender las señales si nuestra mente, o nuestro cuerpo, necesita que nuestro espíritu se alimente?


Ahora, si analizamos cómo funciona nuestro cuerpo, podemos hacernos una idea. Aprendemos que tenemos que comer un número x de veces al día, según los especialistas, los nutricionistas, para poder nutrirnos.


Pero del mismo modo, aprendemos que debemos tener una dieta equilibrada, beber unos litros de agua al día, según cada cuerpo, cada organismo, que debemos evitar comer mucha basura. ¿Por qué? Porque no basta con estar alimentado, sino que hay que estar sano: nuestro cuerpo necesita estar sano. Y nuestro espíritu también funciona así.


“(...) No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” (Mateo 4:4)

Así como debemos cuidar el alimento de nuestro cuerpo, también debemos cuidar el alimento de nuestro espíritu. Pero, ¿cómo podemos hacerlo? Siendo buena gente. Cuando echamos una mano a un amigo que necesita nuestra ayuda, a un familiar. Cuando practicamos la caridad, la verdadera caridad, la que sale del corazón: la que no tiene vanidad, ni estatus, la que no se hace por las apariencias.


No sirve de nada agarrar las escrituras y leerlas simplemente por leer. Hay que interpretar, hay que entender, hay que estudiar y buscar información. ¿Y dónde buscar información? ¡Una de las opciones está aquí!


Este compromiso que tenemos y hacemos de estar presentes en las reuniones todos los sábados es para nutrirnos espiritualmente, para que aprendamos, estudiemos, para que nuestras mentes estén abiertas, para que nuestros corazones también estén abiertos a nuevas informaciones.


“Y Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí no tendrá sed jamás.” (Juan 6:35)

Venid a Cristo, hermanos. Asistir a las reuniones es una dádiva y no una carga. Tenemos la oportunidad de aprender de un profeta vivo, que fue elegido y llamado por Dios. Fue visitado por ángeles.


Sí, mis hermanos y hermanas. Nuestro profeta Mauricio Artur Berger trajo luz al mundo cuando trajo El Libro Sellado, que son los registros y las enseñanzas de Dios para su pueblo en esta dispensación. Este regalo que recibimos nos enseña un poder magnífico: el poder de los sentimientos, de los buenos sentimientos, de los sentimientos puros. Sentimientos que se derivan del nombre de Dios, según El Libro Sellado de Moisés, capítulo 5, versículo 27.


Creo que estar aquí es una oportunidad que estamos aprovechando muy poco.


Es importante que nuestro espíritu esté aquí alimentándose de la palabra de Dios. Estos estudios semanales son para abrir nuestras mentes, para abrir nuestros pensamientos y nuestra comprensión. Ampliar nuestros conocimientos para que podamos entender lo que las escrituras quieren decirnos y no lo que la gente nos ha hecho entender.


Nos alimentamos de la palabra de Dios cada fin de semana. La mayor prueba de que nuestro espíritu necesita un alimento continuo es la aparición del Libro Sellado. Nuestro Dios sabe lo que necesita su pueblo y nos ha dado este magnífico regalo del cielo. Él entiende que todavía nos estamos preparando para volver a Su Gloria inicial, pero todavía tenemos que aprender mucho sobre Su plan celestial para que un día estemos preparados para encontrarnos con Él.


En el Libro Sellado - Hechos de los Tres Nefitas 5:9, nos dice lo siguiente:


“Por lo tanto, quiero recordarles lo que nos exigió Jesucristo, para hacernos puros de corazón, esforzándonos fielmente por promover el bien entre los hermanos, sin tergiversar las palabras que nos dejaron los profetas de antaño; a fin de que obtengamos la palabra de Dios revelada entre nosotros, para que seamos uno, así como él permanece unido a nosotros por su evangelio.”

Alimentarnos espiritualmente significa seguir estudiando el Evangelio de Cristo. También significa, armarse de los buenos sentimientos: los que se derivan del nombre de Dios. Practicar la verdadera caridad, hacer el bien a nuestros hermanos y parientes, y no podemos olvidar que Jesús también nos mandó amar a nuestros enemigos: creo que ésta es la parte más difícil.


La Biblia es nuestro mapa, la barra de hierro a la que debemos aferrarnos. Los nuevos registros, como el Libro Sellado, son la secuencia de lo que Dios quiere que seamos capaces de entender y practicar en nuestras vidas.


Al igual que nos sentamos a menudo con nuestras familias para comer a diario, semanalmente, o para aquellos que se reúnen con menos frecuencia con sus familiares, ¿por qué no nos tomamos momentos como estos para leer las Escrituras, para hablar con nuestros familiares sobre Dios, para hablar de Cristo? Es muy agradable cuando tenemos compañía para cualquier comida, ya sea el almuerzo, la cena, el desayuno. ¿Por qué no disfrutar de la compañía para leer las escrituras? Esto es un alimento para nuestro espíritu.


Y quiero terminar con la pregunta: ¿te has alimentado hoy?


Gracias.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page