top of page

Discurso Elder Oliveira

Eliminar los malos sentimientos en nuestros corazones

 

Estoy muy agradecido por la oportunidad es una gran responsabilidad después de los grandes discursos ya dados.


Así que abrí el Libro Sellado y encontré la siguiente escritura:

Entonces, embargados por los sentimientos más elevados, el pueblo nefita comenzó a desterrar de su seno todo resentimiento que procediera del maligno, comenzando por la pena y el resentimiento; luego la angustia y el temor; la ira, la codicia y la lascivia; y muchos otros derivados de Satanás; y cada vez que se identificaba un sentimiento adverso a los dones celestiales, se levantaba un acta con el fin de trabajar en las reuniones de la iglesia en general, con el propósito de ser reemplazado por esos nobles sentimientos derivados del Don Mayor, que proceden del nombre de nuestro Dios, uno a la vez, hasta que cesaran las luchas entre hermanos, y no hubiera disputas entre el pueblo nefita. (Hechos de los Tres Nefitas 8:1)

Por lo que podemos ver una de las claves que los Nefitas usaron para combatir las disputas entre la gente, hasta que dejaron de existir y fueron muy bendecidos, fueron uno en el corazón y ganaron con seguridad más entendimiento en todas las cosas.

1 - Dejémonos mover por una causa superior, en la que el hermano vela por el hermano; y la Iglesia de Cristo, en su conjunto, vela por todos sus miembros; para que no haya necesitados, enfermos y afligidos entre nosotros, para que nos mostremos como verdaderos discípulos de nuestro Señor, Jesucristo, y seamos dignos representantes de su nombre entre un mundo corrompido y tergiversado. 2 - Dejad, pues, de quejaros y de refunfuñar; porque nada puede ser más destructivo para los hombres de carne y hueso que quejarse continuamente. Dejad de reprochar a vuestros hermanos, y amaos los unos a los otros, como Cristo nos ha amado, porque esto no sólo nos capacita para ser sus discípulos, sino que nos identifica como tales. 3 - Dejad de ser ociosos; porque esto es lo que se requiere de nosotros, como siervos de un gran Rey, ser vigorosos en nuestros asuntos, no importa lo que estemos comprometidos a hacer con nuestras propias manos, haciéndolo con todo el esfuerzo de nuestro corazón, mente y alma para el honor y la gloria de nuestro Señor. (Hechos de los Tres Nefitas 10:1-3)

Estos versos anteriores nos dan pautas sobre cómo actuar con el prójimo, en lugar de criticar, ofender, por qué no ayudar, aconsejar y mostrar mayor amor?


Es de suma importancia eliminar los chismes entre el pueblo de Sión, ya que esto sólo causa desunión y malos sentimientos.


Si vamos a decir algo sobre alguien, hablemos de sus cualidades y estemos dispuestos a ayudar a ese hermano o hermana a evolucionar y crecer espiritualmente.


5: He aquí una sabiduría y una promesa, ya que Sión comienza en nuestro propio hogar; entonces, los cimientos fundamentales de la Orden Unida de Enoc son las familias que la componen. Por lo tanto, si las familias son débiles y están desunidas en sus hogares, la sociedad de Sión no durará mucho tiempo; porque cuando una familia se derrumba, los cimientos de nuestra sociedad se tambalean. Sin embargo, si las familias no son fuertes y están unidas, entonces nuestra concepción del Reino de Dios entre los hombres en la tierra, no será más que una fábula. 6: Que la pureza y la bondad estén en la manera de hablar entre los cónyuges y se practiquen con los hijos, para que su comportamiento se refleje en el mundo exterior, más allá de los muros que custodian sus hogares, desarrollando una sociedad cuyo lenguaje sea puro y sin mancha para ennoblecer la magnificencia de Sión entre los hijos de los hombres. 7: Si las directrices de nuestro hogar son las enseñanzas de Jesucristo, entonces viviremos en hogares donde reine la alegría, estando las ramas de nuestra posteridad firmemente arraigadas en los frutos del Espíritu Santo, el amor, la alegría, la paz, la longanimidad, la amabilidad, la bondad, la fe, la mansedumbre y la templanza; siendo estos los sentimientos que deben llenar nuestra morada terrenal, por ser un refugio celestial. Y he aquí que la alegría es uno de sus frutos, y desbordará los muros en los hogares de Sión. 8: La unidad que se nos exige como discípulos de Cristo no tiene estructura si sus fundamentos no están firmemente establecidos entre las familias de Sión. Cuanto más unidos estemos con los miembros de nuestras familias, mayor será la fuerza que reviste las estructuras de nuestra unidad como pueblo de Dios. 9: Sí, sinceramente, os digo que nuestro compromiso de hacer de nuestro hogar los símbolos de Sión, no sólo nos prepara para responder a un propósito mayor ante el mundo; sino que también nos permite vivir la verdadera unificación entre hermanos, para que nuestras acciones sean percibidas fuera, entre los pueblos de las naciones gentiles, para que atraigamos, a Cristo, a todos aquellos que tengan el deseo de unirse a nosotros, con el propósito de vivir Sión en sus corazones, en perfecta paz y armonía. (Hechos de los Tres Nefitas 10:1-3)

Podemos practicarlo dentro de nuestro hogar, ya sea con nuestro compañero, pareja, hijos e hijas, familiares en general. Dejando de lado las diferencias, para no preocuparnos sólo de las afinidades y con lo que nos identificamos, pero sí de la importancia de los propósitos que nos unen y no nos dividen y separan.


Oremos para que el Padre Celestial nos bendiga y podamos abrir nuestras mentes y ver que de este mundo no somos parte, solo es un pasaje para elevarnos cada vez más; y prepararnos para encontrarnos con ÉL, y que en este día el Gran Tribunal sea un día agradable de Amor y Misericordia para todos nosotros.


Sé que el Profeta Maurício Artur Berger es un Profeta, Vidente, Revelador nuestro Moisés en los días actuales para guiarnos a llevar adelante esta Obra tan noble y Sagrada, que podemos apoyarlo y seguir sus consejos y enseñanzas y rezar por él.


Dejo este discurso en el nombre de nuestro Maestro, Salvador y Redentor Jesucristo. Amén.

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentarer


bottom of page