top of page

Discurso Presidente Steve Woodby - 2º Consejero de la Primera Presidencia de la Iglesia de Cristo.

Confiar en el Señor en la Adversidad

 

Es muy duro cuando la oración sincera sobre algo que deseamos mucho no es respondida de la manera que queremos. Es especialmente difícil cuando el Señor responde con un "no" a algo que pensamos que es digno y que nos traerá gran alegría y felicidad. Ya sea la superación de la enfermedad y la soledad, la recuperación de un hijo caprichoso, la superación de una minusvalía o la búsqueda de la continuidad de la vida de un ser querido que se nos escapa. Parece tan razonable y tan coherente con nuestra felicidad tener lo que creemos que es una respuesta favorable. Es difícil entender por qué nuestro ejercicio de una fe profunda y sincera desde una vida obediente no trae los resultados deseados. Nadie quiere la adversidad.


Las pruebas, la decepción, la tristeza y el dolor nos llegan de dos fuentes básicamente diferentes. Uno: los que transgreden las leyes de Dios siempre tendrán estos desafíos. Dos: la otra razón de la adversidad es lograr los propósitos propios del Señor en nuestras vidas, para que seamos apartados de los preceptos de los hombres, para que podamos recibir el lustre que viene de la prueba. Es sumamente importante que cada uno de nosotros identifique de cuál de estas dos fuentes provienen nuestras pruebas y desafíos, porque la acción correctiva es muy diferente.


Si usted está sufriendo los efectos desalentadores de la transgresión, por favor entienda que el único camino para el alivio permanente de esta tristeza es el arrepentimiento sincero con un corazón roto y un espíritu contrito. Somos mortales y cometemos errores, pero no dejes que el orgullo te robe la alegría. Date cuenta de tu completa dependencia del Señor y de tu necesidad de volver al camino de Sus enseñanzas. Realmente no hay otra forma de conseguir una curación y una paz duraderas. Posponer el arrepentimiento sólo retrasará o impedirá que recibas alivio. Admite tus errores y busca ayuda inmediatamente. Nuestro obispo es un amigo con las llaves de la autoridad para ayudarte. Se abrirá el camino para que tengas fuerza para arrepentirte y ser perdonado y encontrar paz y consuelo.


Permítanme compartir algunas sugerencias con ustedes que se enfrentan a la segunda fuente de adversidad: la prueba que un sabio Padre celestial determina que es necesaria incluso cuando estamos viviendo una vida digna y justa y somos obedientes a sus mandamientos. Al igual que Alma y su pueblo cuando los lamanitas les llevaron esclavizados. Justo cuando parece que todo va bien, los desafíos suelen llegar en múltiples dosis (y a veces todos a la vez). Cuando estas pruebas no son consecuencia de nuestra desobediencia, son una evidencia de que el Señor siente que estamos preparados para crecer más.

“No menosprecies, hijo mío, el castigo de Jehová, ni te fatigues de su corrección; Porque Jehová al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere.“ (Provérbios 3:11-12).

Por eso nos da experiencias que estimulan el crecimiento, la comprensión y la compasión que nos pulen para nuestro beneficio. Llevarnos de donde estamos a donde Él quiere que estemos requiere mucho estiramiento, y eso generalmente implica incomodidad y dolor. Cuando nos enfrentamos a la adversidad, podemos ser llevados a hacer muchas preguntas. Algunas tienen un propósito útil; otras no. Si preguntamos: "¿Por qué me pasa esto? ¿Por qué tengo que sufrir esto ahora? ¿Qué he hecho yo para provocar esto?". Nos llevaremos a un callejón sin salida. No sirve de nada hacer preguntas que reflejen un desacuerdo con la voluntad de Dios. Más bien, pregunta "¿Qué puedo hacer? ¿Qué puedo aprender de esta experiencia? ¿Qué puedo cambiar? ¿A quién puedo ayudar? ¿Cómo puedo recordar mis muchas bendiciones en tiempos de prueba?".


¿Qué podemos aprender de la adversidad del pueblo anteriormente elegido por Dios? Echemos una mirada hacia atrás y recordemos brevemente las pruebas y la adversidad de los profetas de Dios y los santos fieles y comparémoslas con nuestros tiempos actuales. Consideremos el llamado de Lehi a dejar Jerusalén por instrucción de Dios, y la adversidad causada por sus hijos Layman y Lemuel debido a su falta de fe. Durante años causaron problemas en el desierto y en el mar, continuando incluso en la Tierra Prometida. Lehi y Nefi tuvieron éxito con la ayuda de Dios; confiaron plenamente.


En una nota similar, recuerden conmigo los primeros años de la Primera Invitación - las pruebas y la adversidad de los fieles de todo el mundo cuando sintieron el llamado del espíritu y la promesa de Dios a través de su Vidente elegido, Joseph Smith Jr., de venir a la Tierra Prometida y a la construcción de Sión en América. Podemos obtener una clara comprensión de sus obstáculos, pruebas y desafíos a partir de sus diarios y registros históricos de la iglesia - historias de dejar cosas atrás, la venta de granjas y casas, las condiciones en el mar, los peligros de su viaje a través del desierto de América del Norte, las plagas, y así sucesivamente. Pero también tomemos nota del registro de grandes bendiciones celestiales, milagros y cánticos angelicales que tuvieron lugar en la dedicación del Templo, por nombrar algunos. Estos fueron algunos de nuestros antepasados, y si hoy nos hablaran desde su dominio celestial, ¿qué dirían? Yo sugeriría que sería algo así: no temáis, no queráis, es por poco tiempo, confiad en el Señor porque Él tiene palabras de vida eterna.


Y ahora, nosotros también hemos sido llamados por Dios en esta Segunda Invitación y última dispensación.

"Y sucedió que después de un tiempo Alma y su pueblo fueron conducidos al desierto, así como mi pueblo en la plenitud de los tiempos también será conducido al desierto, donde Dios el Padre probará la calidad de su fe en estas palabras, con el propósito de transformarlos, purificarlos y prepararlos para la obtención de su herencia conmigo, Jesucristo”. (Livro Selado, Atos dos Três Nefitas 13:4)

Estamos siendo enseñados a través de la revelación por Su profeta y Vidente, el Hermano Mauricio Berger. Y se nos han dado secretos previamente sellados para ayudarnos en nuestro éxito donde seremos llamados a huir al desierto también, y como el Señor cumple la maldición sobre esa tierra.


Pero aquí está la pregunta: ¿Cómo preparamos nuestros corazones con fe?


Primero, un sacrificio voluntario de nuestros deseos mortales profundamente arraigados a favor de la voluntad de Dios. Puede ser muy difícil de hacer, pero cuando rezamos con verdadera convicción, "por favor, hazme saber tu voluntad" y "que se haga tu voluntad", estamos en la mejor posición para recibir la mayor ayuda de nuestro padre amoroso. Esta vida es una experiencia de profunda confianza: confianza en Jesucristo, en sus enseñanzas y en nuestra capacidad de ser guiados por el Espíritu Santo, y de obedecer esas enseñanzas para ser felices ahora y tener una feliz existencia eterna. Confiar significa obedecer voluntariamente sin conocer el fin desde el principio.

“Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal;” (Provérbios 3:5-7).

Para producir fruto, nuestra confianza en el Señor debe ser más poderosa y duradera que nuestra confianza en nuestros propios sentimientos y experiencias personales. Ejercer la fe es confiar en que el Señor sabe lo que está haciendo con nosotros y que puede lograrlo para nuestro bien eterno, aunque no podamos entender cómo podría hacerlo.


Somos como niños en nuestra comprensión de los asuntos eternos y su impacto en nosotros aquí en este estado mortal. Sin embargo, a veces, actuamos como si lo supiéramos todo. Cuando pasamos por pruebas para Sus propósitos, y confiamos en Él, y ejercitamos la fe en Él, Él nos ayudará. Ese apoyo generalmente vendrá paso a paso, poco a poco, una porción a la vez y mientras pasamos por una fase, el dolor y la dificultad que viene de crecer en la fe continuará. Si todo se resolviera inmediatamente en nuestra primera petición, NO CRECERÍAMOS. Nuestro Padre celestial y su amado Hijo nos aman perfectamente; no nos exigirían que sufriéramos un momento más de dificultad que el absolutamente necesario para nuestro beneficio personal o el de los que amamos. Y, como en todas las cosas, Cristo es nuestro ejemplo perfecto. ¿Quién podría haber pedido con una fe más perfecta, con una obediencia más grande o con una comprensión más completa, que Cristo cuando pidió a su Padre en Getsemaní?

"Padre mío, si es posible, que pase de mí este cáliz; pero no como yo quiero, sino como tú quieres." (Mateo 26:39).

Más tarde, volvió a suplicar dos veces:

"Padre mío, si es posible que este cáliz no pase de mí, si no lo bebo, hágase tu voluntad" (Mateo 26:42,44).

Cristo enseñó que debemos concluir nuestras oraciones más urgentes y sentidas con "hágase tu voluntad". Nuestra voluntad de aceptar la voluntad del Padre no cambiará, lo que en su sabiduría, él ha elegido hacer. Sin embargo, sí cambiará el efecto de esas decisiones en nosotros. Esta evidencia de nuestro uso desinteresado del albedrío permite que sus decisiones produzcan bendiciones mucho mayores en nuestras vidas y, debido al deseo de nuestro Padre de que crezcamos, puede darnos suaves indicaciones casi imperceptibles que (si estamos dispuestos a aceptar sin quejas) magnificará para convertirse en una indicación muy clara de su voluntad.


Esta iluminación llega gracias a nuestra fe y a nuestra voluntad de hacer lo que Él nos pide, aunque deseemos otra cosa. Nuestro Padre en el cielo nos ha invitado a expresar nuestras necesidades, esperanzas y deseos de Él. Eso no debe hacerse con un espíritu de regateo, sino como una disposición a obedecer su voluntad sin importar la dirección que tome. Su invitación, "pedid y recibiréis" (3 Nefi 27:29) no asegura que se obtendrá lo que se desea. Sí garantiza que, si somos dignos, obtendremos lo que necesitamos a juicio de un Padre que nos ama perfectamente y desea nuestra felicidad eterna incluso más que nosotros. Cuando el Señor cierra una puerta en nuestra vida, muestra su amor y compasión continuos abriendo otras puertas compensatorias mediante nuestro ejercicio de la fe. Pondrá en nuestro camino destellos de luz espiritual para iluminar nuestro camino. A menudo llegan después de que la prueba ha sido la más grande. Señalan el camino hacia una mayor felicidad, una mayor comprensión, y refuerzan nuestra determinación de aceptar y ser obedientes a Su voluntad.


Es una hermosa bendición tener fe en el salvador y un testimonio de sus enseñanzas. Tan pocos en el mundo tienen esa luz divina para guiarlos. El evangelio restaurado nos da perspectiva, propósito y comprensión. Nos permite enfrentarnos a lo que, de otro modo, parece ser injusto o irrazonable en la vida. Aprendamos estas útiles verdades reflexionando sobre estas escrituras, y tratemos de entender esas enseñanzas no sólo en nuestras mentes, sino también en nuestros corazones. La felicidad verdadera y duradera viene con sus compañeros de fuerza, valor y la capacidad de superar las dificultades más desafiantes desde una vida centrada en Jesucristo. La obediencia a sus enseñanzas proporciona un fundamento seguro sobre el que podemos construir. ¡Requiere esfuerzo!

No hay botón que pulsar, ni palanca que tirar, que nos pueda dar una solución rápida, requerirá práctica continua a lo largo del tiempo.


No hay garantía de resultados de la noche a la mañana, pero hay una seguridad absoluta de que, en el tiempo del Señor, las soluciones llegarán, la paz prevalecerá y el vacío se llenará. Es prudente abrir las ventanas de la gratitud y dejar que la felicidad fluya. Reconozcamos y hagamos inventario de nuestras abundantes bendiciones. No dejemos que los tropiezos de la adversidad consuman nuestra vida. Intentemos comprender lo que podemos. Actuemos en lo que podamos; luego dejemos que el asunto descanse con el Señor por un tiempo mientras servimos a otros y antes de retomar nuestra preocupación.


Por favor, aprendamos que, mientras luchamos con un desafío y sentimos tristeza por ello, podemos tener simultáneamente paz y regocijo. Sí; el dolor, la decepción, la frustración y la angustia pueden ser condiciones temporales que se manifiestan durante esos momentos, pero, detrás de ellos, puede haber un fondo de paz. Con esa paz viene la seguridad positiva de que el Padre cumplirá sus promesas. Podemos optar a las promesas por la determinación de aceptar su voluntad y por comprender el gran plan de felicidad y vivir con rectitud.


El plan del Señor es exaltarnos para que vivamos con Él y seamos muy bendecidos. El ritmo al que nos calificamos está generalmente fijado por nuestra capacidad de crecer, de madurar, de amar y de dar de nosotros mismos. Él nos está preparando para estar con Él en el cielo. Aunque todavía no podemos entender completamente lo que eso significa, Él lo sabe. Si confiamos en Él y le buscamos para seguir su voluntad, recibiremos bendiciones que nuestras mentes mortales no pueden entender aquí en la Tierra. Puedo testificar de esta verdad. Nuestro Padre en el Cielo y su santo Hijo saben mejor que nosotros lo que trae la felicidad. Al obedecer, recibir y honrar voluntariamente las ordenanzas y los mandamientos, podemos tener la bendición de una gran satisfacción en esta vida, e incluso tiempos de alegría desbordante.


Sé que estos principios son verdaderos. Han sido probados en el crisol de la experiencia personal. Aceptar la mano del Señor en nuestra vida y aceptar su voluntad sin quejas es el comienzo no solo de la resolución de superar la adversidad, sino del camino hacia una alegría increíble. Nos liberará de los callejones sin salida de nuestra propia lógica y razonamiento. Permitirá que nuestra vida se convierta en una experiencia productiva y significativa, cuando de otra manera no sabríamos cómo seguir adelante.

“Sé paciente en las aflicciones, porque tendrás muchas; pero sopórtalas, pues he aquí, estoy contigo hasta el fin de tus días.” (DNC 24:8).

Testifico que nuestro Padre Celestial nos ama y comprende todas nuestras necesidades; si aceptamos Su voluntad para nosotros sin quejarnos, Él nos bendecirá y nos sostendrá en Su gran plan de victoria. Para cerrar, presento mi testimonio de que El Libro Sellado es verdadero, Maurício Artur Berger es el verdadero Profeta, Vidente y Revelador llamado por Dios en esta dispensación, apoyémoslo y fortalezcámoslo. En el nombre de Jesucristo, amén.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page