top of page

Renee Whitefield - Podemos Saber Más Sobre Aquel Que Llena Todas Las Cosas

Por Renee Whitefield

 

Para comenzar el ejercicio de conocer más acerca de Dios, necesitamos volver a ser como niños pequeños con corazones puros. Eso requerirá un poco de humildad. Empecemos por el principio. Cuando éramos recién nacidos, nuestros ojos no estaban completamente desarrollados, pero todo nuestro cuerpo conocía la esencia de nuestra madre mientras descansábamos en su pecho. Del mismo modo, los ojos espirituales de la mayoría de las personas no están completamente desarrollados. Sin embargo, podemos empezar a reconocer la esencia de Dios con una "visión corporal" similar a la de los recién nacidos, a medida que recibimos y desarrollamos sentimientos de santidad que se derivan del indecible nombre de Dios.


Descubrí la singular frase "visión corporal" al buscar el origen de la palabra "behold" (he aquí), que se utiliza muchas veces en las Sagradas Escrituras. El Vines Expository Dictionary of New Testament Words define la palabra behold, con los siguientes significados: (a) de visión corporal (b) de percepción mental (c) de prestar atención (d) de experiencia... (e) de cuidar... ¹.


Contemplar algo parece implicar tanto la percepción física como la percepción mental o la experiencia y la acción, por lo que este artículo va a sugerir que contemplar con visión corporal puede tener lugar en el pecho, las entrañas, los ojos, el corazón y dondequiera que la chispa divina de Dios se encienda dentro del hombre. Esencialmente, todo nuestro cuerpo puede llenarse de visión corporal si nuestro ojo es único para la gloria de Dios.


Además, durante la investigación etimológica sobre el origen de la palabra inglesa behold (contemplar), tal y como se utiliza en las Escrituras, se descubrió que una raíz germánica protooccidental para contemplar es "bihaldan", que equivale a las dos palabras inglesas be + hold (ser + sostener)² , lo que sugiere que sostenemos completamente algo que se nos dice que contemplemos.


Haz el siguiente ejercicio conmigo: Contemplemos a nuestro Padre Celestial en un abrazo con cada uno de nosotros y volvamos a ser como niños pequeños en nuestra forma de sentir. Al practicar esto con nuestra percepción, el abrazo de Dios es más reconfortante de lo que fueron las caricias de nuestras madres terrenales. El abrazo del Señor se convierte en una expansión de nuestras almas, que nos lleva más allá de la tercera y cuarta dimensión, donde el espacio y el tiempo parecen gobernarnos. Nuestro cuerpo físico, incluso toda nuestra alma reconoce la esencia de nuestro Padre Celestial mientras caemos en los hombros de Luz de Dios, y luego nos inclinamos dentro del seno de Amor y Santidad de Dios. Entonces nos damos cuenta de que no podemos decir donde empieza nuestro propio pecho o donde termina el pecho de Dios mientras El nos recibe en Su abrazo omnipresente. Podemos sentir los brazos del Gran Jehová sosteniéndonos, e incluso nuestros rostros contra Su pecho; aún somos muy conscientes de nuestra propia esfera de existencia durante el abrazo. Sin embargo, en ese mismo momento, experimentamos el estar en el Padre y el estar del Padre en nosotros como una realidad, y no como una metáfora. Siguiendo con este ejercicio de contemplar el abrazo de Dios, imaginemos que nuestro corazón se ensancha tanto como la eternidad. En este abrazo con nuestro Padre celestial, nos damos cuenta de que Dios es lo que dijo ser en tantos versículos de las Escrituras en los que Dios dijo las palabras, YO SOY, seguidas de una descripción o atributo de Sí mismo.


Por ejemplo: Yo Soy "tu escudo, y tu recompensa sobremanera grande" (Génesis 15:1) O, "He aquí, yo soy Dios; Hombre de Santidad es mi nombre; Hombre de Consejo es mi nombre; e Interminable y Eterno es también mi nombre. Por lo cual puedo extender mis manos y sostener todas las creaciones que he hecho, y mi ojo puede traspasarlas también" de Génesis 7:42 Joseph Smith Jr. Versión Inspirada.


Al estudiar las Sagradas Escrituras traídas a nosotros a través de Moisés, hemos aprendido que a Enoc se le revelaron misterios en el momento en que fue llevado al seno de Dios. El conocimiento de Enoc podría parecer bastante místico para la gente de nuestro tiempo. Considere el siguiente versículo. " por la fe estaré en el seno del Padre, y, he aquí, Sión estará conmigo. Entonces Enoc miró a la tierra, y oyó una voz desde su interior, que decía: Ay, ay de mí, madre de los hombres; he aquí que estoy afligida y cansada a causa de la iniquidad de mis hijos, y he aquí que sus obras arruinan la tierra..." de El Libro Sellado de Moisés 4:56.


¿Somos capaces de contemplar tales cosas como lo hizo Enoc? Cuando se sugirió "Contemplar a nuestro Padre Celestial en un abrazo con cada uno de nosotros", no se sugirió que pensáramos en nosotros mismos estando en el seno de Dios. La razón es que nuestros hábitos de pensamiento tienden a diseccionar cada forma de pensamiento, sentimiento, noción y escenario; y, cada palabra escrita con el fin de descubrir explicaciones lógicas. La lógica puede ser muy buena, así que por favor no malinterpreten lo que está escrito aquí. No podemos desechar la lógica. Los humanos necesitamos la lógica en este planeta para sobrevivir, prosperar, resolver problemas, ser más organizados y realizar experimentos científicos. Sin embargo, parte de la naturaleza lógica humana tiende a destrozar las escrituras, y analizar todo de acuerdo a los reinos de tercera y cuarta dimensión.


Sin embargo, "el tiempo y el espacio son modos por los que pensamos y no condiciones en las que vivimos". (Albert Einstein 1941).³


Con deducciones lógicas basadas en el espacio-tiempo, a la gente le cuesta darse cuenta de que una ciudad entera está en el seno del Padre; o de que la tierra gime y habla de sus hijos; o de que el corazón de Enoc podía hincharse tanto como la eternidad (Génesis 7:48 Versión Inspirada). Así que, en lugar de contemplar el seno de Dios y la tierra como lo hizo Enoc, la mayoría de la gente cuenta esta experiencia de Enoc como un cuento de hadas, así como el ejercicio en el que nos contemplamos a nosotros mismos en el seno de Dios, olvidando que con Dios, todo es posible. En la casa de nuestro Padre hay muchas dimensiones, mundos, galaxias y glorias.


"CUANDO intentamos comprender los procedimientos de Dios desde una perspectiva humana, todo el resto de la historia que se nos cuenta parece una fábula, a no ser que Dios conceda a los hijos de los hombres, según la atención y diligencia que le dediquen, conocer sus misterios." (Hechos de los 3 Nefitas 1:1).


Ojalá pudiéramos reconciliar los aparentes relatos místicos de las Escrituras con la lógica y la ciencia observable, haciendo de estos dos opuestos un compuesto en uno. Todas las cosas son posibles, y así, esta historia de Enoc me impulsó a considerar que la teoría científica del entrelazamiento cuántico podría ayudar a explicar algunas cosas con respecto a esa escritura sobre Enoc, y otras escrituras también.


A nivel cuántico, el estudio científico tiene lugar a escala de átomos y partículas subatómicas; materia y energía. Las teorías cuánticas permiten también múltiples dimensiones (que Enoc experimentó en el seno de Dios). Con la física cuántica, cuando las partículas o los elementos se han entrelazado, siguen conectados, aunque estén separados por grandes distancias. Si creemos que Dios es Aquel que llena todas las cosas, entonces Dios llena el nivel cuántico. "(...)él está sobre todas las cosas, y en todas las cosas, y es por todas las cosas, y está alrededor de todas las cosas: y todas las cosas son por él, y de él; Dios, por los siglos de los siglos". (DC 88:41 o DC 85:10c RLDS).


En el libro, MIND DYNAMICS IN SPACE AND TIME, A PHYSICIST'S EXPLORATION OF THE NATURE AND PROPERTIES OF CONSCIOUSNESS, Elizabeth A. Rauscher, Ph.D. explica que, "En la física cuántica moderna, el entrelazamiento es fundamental. Entonces parece que el espacio ya no es básico, al menos a nivel de información cuántica, y tampoco el tiempo".³ Muchos escenarios de nuestras escrituras ya no parecerían una fábula para algunos científicos y físicos si consideraran las escrituras junto con la mecánica cuántica. La forma en que El Libro Sellado describe los atributos de Dios es congruente con la no localidad implicada en el entrelazamiento cuántico.


"Esencialmente, si la mecánica cuántica se ajusta a la prueba del teorema de Bell, que lo hace, ¡entonces la no localidad debe ser cierta!". (Elizabeth Rauscher Ph.D.).³ Se puede encontrar un artículo detallado sobre el Teorema de Bell en "Stanford Encyclopedia of Philosophy", en línea. ⁴


La omnipresencia de Dios daría lugar a maravillosas mesas redondas entre físicos cuánticos. Y, si los científicos comenzaran a estudiar El Libro Sellado en conjunción con el entrelazamiento cuántico, el tema de los nombres indecibles de Dios activos dentro de nosotros sería un excelente lugar para comenzar, porque los Nombres de Dios, que son Sus atributos divinos en nosotros, son inseparables de Su persona. Eso es entrelazamiento al nivel más sublime.


Entonces, si nuestras almas están en un entrelazamiento cuántico con Dios, ¿por qué no experimentamos que los elementos nos obedezcan como los elementos obedecieron a Enoc, Moisés, Morian-Cumer, Eliseo y muchos más? La respuesta está en el Libro Sellado de Moisés, capítulo 14:22-23, que explica que la tierra y los elementos fueron maldecidos junto con el hombre a causa de la caída de Adán. Sin embargo, Moisés dijo: "Pero he aquí que los elementos, al ser dispuestos por medio de los dones, que son sentimientos derivados del nombre de Dios en mí, se auto-ensamblan por el poder de la fe; que, por mandato de la palabra de Dios, los mundos fueron creados; y así toda la creación se somete a la autoridad que está en el nombre de Dios y de su Hijo unigénito, mediante la orden de su sacerdocio..." (Libro Sellado de Moisés 14:23). Los sentimientos derivados de los nombres impronunciables de Dios son dones vivientes que tienen autoridad sobre el nivel cuántico. En otras palabras, las geometrías del entrelazamiento cuántico están organizadas por sentimientos activos derivados de los nombres de Dios como dones y no de los sentimientos del hombre caído.


La ciencia ha descubierto que: "La importancia de la ecuación de Schrodinger y, más en general, del enfoque cuántico es la posibilidad, al menos en parte, de describir posibles vínculos micropsicocinéticos entre la observación intencional y el efecto en un sistema. Esto, en cierto sentido, vincula el cuerpo, lo físico y lo espiritual "invisible" al tiempo que produce efectos en el ámbito físico." (Elizabeth Rauscher Ph.D.).³ En palabras más sencillas, los elementos, que están a nivel cuántico, se ven afectados cuando hay un observador intencional.


"Y así dijo el Señor: este es el Sagrado Secreto que tú, Moisés, debes mantener sellado en este libro; que te hago escribir después de que mi pueblo, Israel, endureció sus corazones por falta del espíritu correcto que son los sentimientos que, en tiempos pasados, yo, el Señor, te di por medio del Espíritu Santo, para que mi pueblo pudiera observar mi poder actuando en ellos..." (Libro Sellado de Moisés 3:51).


En este artículo, llamo al "observador" el "contemplador", que está en un sublime enredo con los santos sentimientos de Aquel que llena todas las cosas. Si uno ha leído el versículo 22 del capítulo 14 (Libro Sellado de Moisés), se demostró que Dios hizo pasar a Moisés por algunos ejercicios relativos al bastón de Moisés y a su propio cuerpo, en los que Moisés estaba vinculado en un enredo cuántico con los dones de Dios a pesar de la maldición iniciada por la caída de Adán.


Consideremos un poco más la palabra "behold" (he aquí), con la definición "visión corporal", porque es importante reconocer el vínculo entre el cuerpo y el espíritu al recibir los dones del Gran Jehová. En la edición oficial de 2021 de El Libro Sellado, ⁵ Dios le dice a Enoc: "- He aquí, pues, que te hago saber de antemano que este sistema que contemplan tus ojos..." (Libro Sellado de Moisés 4:50). Detente aquí. Parece que éste es un versículo extraño. ¿Pueden los "ojos" contemplar?


La frase sobre los ojos que contemplan, escrita en El Libro Sellado, no es más extraña que leer que Jesucristo tenía "entrañas de compasión" (3 Nefi 17:7-8 o RLDS 8:8), o que la gente y Dios, pueden tener "pensamientos del corazón" como se afirma en numerosos versículos de las escrituras. ⁶ Estas afirmaciones de las escrituras implican la visión corporal.


Los efectos de los santos sentimientos de Dios en el cuerpo humano son importantes, porque el cuerpo está hecho de los elementos que están en el nivel cuántico. Y los elementos pueden someterse a nosotros. Hay muchas cosas que la ciencia aún puede descubrir para acercar a las personas a Dios. Por ejemplo, los científicos solían suponer que la contemplación sólo podía tener lugar en el cerebro. Sin embargo, recientemente los científicos han descubierto que la zona intestinal, también conocida como intestino, tiene su propio sistema nervioso, y han apodado al intestino como un "segundo cerebro" que está intrincadamente conectado con los sentimientos o la emoción. ⁷ Además de apodar al área intestinal como el segundo cerebro, los científicos también han descubierto que el corazón tiene su propio "pequeño cerebro" según The National Library of Medicine online. ⁸ Sin embargo, en nuestros pensamientos tradicionales, las frases "pensamientos del corazón" e "intestinos de compasión" parecen poesía o modismos de los hebreos o los nefitas, al igual que la frase de El libro sellado sobre los ojos que contemplan, a menos que realmente contemplemos esas palabras con fe y cuidado.


Durante la investigación para este artículo, no pude encontrar datos científicos biológicos que indiquen que los ojos tienen células cerebrales que pertenecen sólo a los ojos, similar a los intestinos o el corazón que sí tienen su propio sistema nervioso o células cerebrales. Sin embargo, encontré que junto con nuestros ojos, la glándula pineal, localizada en el centro del cerebro y ciertamente conectada con los ojos a través de los nervios ópticos y el hipotálamo, ⁹ es el único otro órgano en el cuerpo humano que interactúa y detecta la luz. ¹⁰ Probablemente no deberíamos sorprendernos si algún día aprendemos de los descubrimientos científicos biológicos, que los ojos sí tienen el equipo para "contemplar" cosas y que existe el ojo al que se refiere Jesús, que puede llenar todo el cuerpo con luz e inteligencia.

"Y si vuestro ojo fuere sencillo a mi gloria, todo vuestro cuerpo será lleno de luz, y no habrá tinieblas en vosotros, y el cuerpo que está lleno de luz comprende todas las cosas (DC 88:67 o DC 85:18a RLDS). Esto es visión corporal.


"Y la luz que ahora brilla, que os alumbra, es por medio de Aquel que alumbra vuestros ojos, que es la misma luz que vivifica vuestros entendimientos; la cual luz procede de la presencia de Dios, para llenar la inmensidad del espacio." (ver todo DC 88:6-13 o DC 85:2b-3b RLDS) . Esto es entrelazamiento cuántico.


Cuando Jesús le dijo a Oliver Cowdery, en la Sección 9 de Doctrina y Convenios, "Haré que tu pecho arda dentro de ti; por lo tanto, sentirás que está bien"; Oliver estaba siendo instruido con respecto a un sentimiento de santidad experimentado en el área del pecho.


"...pero, HE aquí, te digo que debes estudiarlo en tu mente; entonces debes preguntarme si es correcto, y si es correcto, haré que TU PECHO ARDA dentro de ti; por lo tanto, SENTIRÁS que es correcto; pero si no es correcto, no tendrás tales sentimientos, sino que tendrás un estupor de pensamiento, que te hará olvidar la cosa que es incorrecta;" (DC 9:8-9 o DC 9:3c-d RLDS). Este ardor del pecho, es un tipo de visión corporal o contemplación con sentimientos de luz.


En El Libro Sellado de Moisés 3:54 leemos: "He aquí que tú, mi siervo Moisés, eres muy consciente de esta agitación en tu mente y sabes lo difícil que es reconocer los sentimientos de la luz en medio de este estupor de emociones que provienen de las tinieblas, que tienden a impedir a los hijos de los hombres identificar los sentimientos que provienen de la luz y de la verdad". En esta escritura vemos que la mente puede interponerse en el camino de la identificación de los sentimientos de luz y verdad.


¿Recuerdas el ejercicio de contemplarnos en el seno del Padre utilizando una visión corporal que reconoce la esencia de Dios? Es posible que nos haya costado mantener la atención en ese tema durante el ejercicio. En pocos segundos, algunas personas se encontraron con la mente divagando, y dudando de quién es digno de estar en el seno de Dios. Algunos empezaron a preocuparse por estar separados de sus seres queridos en la eternidad. Tal vez todo el ejercicio fue una lucha frustrante debido al intento de mezclar un abrazo lógico espacio-temporal con la omnipresencia de Dios. De repente surge un estupor de pensamientos que nada tienen que ver con el ejercicio de estar en el seno de Dios.


Hacemos lo mismo cuando leemos escrituras como El Libro Sellado, o cuando oramos, o escuchamos discursos importantes. A menudo nos encontramos en un estupor de pensamientos. Así que, de ahora en adelante, permitámonos contemplar realmente El Libro Sellado cuando lo leamos, y todos los textos sagrados.


Necesitamos experimentar realmente lo que significa contemplar, o tener esta visión corporal. Debido a que tenemos tradiciones lingüísticas, y reglas que consideramos correctas, no estamos acostumbrados a la antigua sintaxis del Libro Sellado que nos llegó por el don y el poder de Dios. Pero si hacemos el esfuerzo de ser + retener los textos sagrados en nuestro corazón, podríamos superar el estupor de pensamientos que a menudo nos invade. Algunos pueden pensar que eso no es posible, pero, hay un hermoso pasaje de las escrituras de la antigüedad que puede ayudarnos. Está escrito en el Salmo 46:10: "Estad quietos y conoced que yo soy Dios".


En ese Salmo, tenemos una declaración profunda que muchos de nosotros nunca hemos realizado en nuestros pensamientos: estar quietos. La segunda parte del Salmo es "sabed que YO SOY Dios". En El Libro Sellado de Moisés 4:25 está escrito: "Los nombres de Dios son fundamentales para que conozcamos más sobre Él...". Quedémonos quietos en nuestros pensamientos el tiempo suficiente para identificar los sentimientos que se originan en la Luz y la Verdad (nombres de Dios¹¹), para que podamos saber más sobre Dios, que es el gran, YO SOY EL QUE SOY, resonando en los elementos de nuestros cuerpos.

"Porque os doy a conocer mi nombre, que no revelé a Abraham; Isaac y Jacob. Tenéis, pues, conocimiento de que YO SOY la existencia más allá de toda razón o causa; YO SOY el que llena todas las cosas; que mora en luz inaccesible a los hombres de carne y hueso, a quien ningún hombre ha visto ni puede ver a menos que esté vivificado en el espíritu, ni la lengua del hombre puede pronunciar mi nombre. Por tanto, YO SOY y estoy en vosotros y vosotros estáis en Mí a través de los sentimientos que emanan de mi nombre". (SB Moisés 14:16).


Dios llena todas las cosas, incluso nuestros cuerpos y nuestros espíritus. Nuestros cuerpos están hechos de átomos, partículas subatómicas, campos electromagnéticos de energía -más que tres dimensiones (las capacidades de los cinco sentidos conocidos, así como la inteligencia para pensar, sentir y conocer, son mucho más que tres medidas dimensionales de espacio y grosor). Dios llena todas las dimensiones. Los sabios místicos de la antigüedad, así como los científicos modernos que teorizan sobre el entrelazamiento cuántico o la Teoría de Cuerdas, nos dicen que todo está conectado. Es cierto. Y su comprensión está acercando cada vez más a la ciencia y al mundo a la comprensión del Gran YO SOY EL QUE SOY, Aquel que llena todas las cosas.


Sin embargo, conocer a Dios implica algo más que filosofar, teorizar o incluso verificar objetivamente que todo está conectado mediante fascinantes y complicadas matemáticas y experimentos. Conocer a Dios es más que tener una comprensión de las escrituras o de la mecánica cuántica. Esto se debe a que podemos entender muchas cosas intelectualmente, sin ser puros de corazón, y debemos ser puros de corazón para que los nombres de Dios sean íntimos en nosotros. Dios no puede contemplar el pecado con el menor grado de permisividad, y por eso esa intimidad provocada por un corazón puro es lo que nos permite mantener la conexión con Dios.


"Por lo tanto, aunque comprendan plenamente estas palabras mías en relación con los dones del Espíritu; no obstante, será una lucha constante guardarse de la influencia del maligno, y con ello, no dejarse abrumar por sentimientos de miedo, ira, envidia, orgullo, codicia y otros derivados de la iniquidad. Sólo teniendo pureza de corazón se pueden alcanzar sentimientos de santidad, pues esto es ser santo, ser puro ante Dios". (SB Moisés 5:38-39).


Por lo tanto, debemos hacer algo más que leer y comprender lo que son los nombres impronunciables de Dios y lo que significan, en El Libro Sellado. La manera de obtener un corazón puro es guardando los mandamientos de Dios y viviendo las enseñanzas que Dios nos ha dado; no simplemente analizando, debatiendo o estudiando las enseñanzas. Vive las enseñanzas sobre los nombres impronunciables de Dios. Ser los nombres impronunciables. Aferrarnos a esas enseñanzas y sentimientos de santidad, como nos aferraríamos fuertemente a una barra de hierro. Tener un corazón puro también implica sacar las impurezas del corazón. Parte de las enseñanzas en El Libro Sellado es, "r nunca abrumados por los sentimientos opuestos del diablo, que de vez en cuando persisten en entrar en el corazón del hombre natural..." (Hechos de los 3 Nefitas 5:3).

 

Bibliografia

1. Blue Letter Bible, Vine’s Expository Dictionary of New Testament Words, Behold (eis que), https://www.blueletterbible.org/search/Dictionary/viewTopic.cfm?topic=VT0000256

3. Rouscher, E., Hurtak J.J., Hurtak D., (2016) Mind Dynamics in Space and Time, A PHYSICIST'S EXPLORATION OF THE NATURE AND PROPERTIES OF CONSCIOUSNESS, Citação de Albert Einstein. 462, Emaranhamento. 397, Não-localidade. 426, Observação produz resultados no domínio físico. 440.

4. Enciclopédia de Filosofia de Stanford, Myrvold, W., Genovese, M., Shimony, A., (2019) Teorema de Bell, https://plato.stanford.edu/entries/bell-theorem

5. Existen algunas versiones no autorizadas de El libro sellado, publicadas sin permiso a pesar de las leyes de copyright. No recomiendo ninguna de las versiones no oficiales que pueden haber cambiado algunas de las palabras y la gramática de El Libro Sellado sin permiso del titular de los derechos de autor: Orden Literaria Unida de los Últimos Días, LLC. Este artículo cita la publicación oficial actual de El libro sellado a partir de 2022: https://www.mormonsdolivroselado.org/download

6 Lista de escrituras que mencionan los pensamientos del corazón: Génesis 8:10 (IV solamente); Jueces 5:15; 1 Crónicas 29:18; Job 17:11; Salmos 33:11; Jeremías 23:20; Daniel 2:30; Lucas 2:35; Lucas 9:47; Mosíah 24:12 o 11:59 RLDS; Alma 18:20 o 12:95 RLDS; Helamán 9:41 o 3:111 RLDS.

7. John's Hopkins Medicine, La conexión cerebro-intestino https://www.hopkinsmedicine.org/health/wellness-and-prevention/the-brain-gut-connection

8. Biblioteca Nacional de Medicina, Centro Nacional de Información Biotecnológica, Alshami, A. M., (2019) Dolor: ¿está todo en el cerebro o en el corazón? https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31728781

9. Encyclopedia.com, Oxford University Press, Arendt, J., (2018) Glândula pineal, https://www.encyclopedia.com/medicine/anatomy-and-physiology/anatomy-and-physiology/pineal-gland

10. Brain World, Keller, B., (2019) Conoce tu cerebro: La glándula pineal - Percibiendo el "ojo de tu mente", https://brainworldmagazine.com/know-your-brain-the-pineal-gland-perceiving-your-minds-eye

11. Una lista de solo unas pocas citas de "YO SOY" en las Sagradas Escrituras que se refieren a la Luz o la Verdad, que son atributos de Dios; sin embargo, estos son solo dos de los muchos atributos de Dios, cuyos atributos son los nombres indecibles de Dios. LUZ: Juan 8:12; 3 Nefi 15:9 o 3 Nefi 7:10 RLDS; DC 11:28 o DC 10:12a RLDS; DC 88:50 o DC 85:12f RLDS. VERDAD: Juan 14:6; DC 93:26 o DC 90:4c RLDS.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page