top of page

Servir al Señor - Un Acto Consciente

Escrito por Paulo Pereira

 

La historia del pueblo hebreo es toda una gran odisea, con innumerables acontecimientos, todos ellos basados en la Fe. La fe de un pueblo en su Dios, una historia de sufrimientos y alegrías, de amores profundos y traiciones, de episodios únicos, que ponen a prueba el coraje y la determinación del Pueblo Elegido, porque el Señor sólo cuenta con aquellos que a lo largo de su vida, han sido probados y comprobados, han pasado por el fuego de la purificación y han sido obedientes a la ley, y por sus obras y su fe, se les han concedido las bendiciones del cielo por la rectitud y la justicia, "el ejemplo de Abram, cuando en obediencia a los mandatos del Señor, ofreció a su hijo Isaac, que es a semejanza de Dios y de su Hijo Unigénito (. ..).


Pero durante todo este curso de tribulaciones no estuvieron solos, porque todo lo que sucedió y sucede tiene el propósito de preparar al pueblo para recibir su herencia, porque alguien que recibe una gran herencia y no ha hecho nada para merecerla, no sabe qué hacer con ella, y la agota en poco tiempo, porque no ha trabajado y no conoce el valor de la herencia. Y el deseo del Señor, es tener un pueblo trabajador, creativo, esforzado e integrado, que respete lo que el Señor le da, y en verdad, sólo conoceremos todas las cosas, después de descender por debajo de todas las cosas, o por la gracia del Maestro, que hizo este viaje por nosotros.


Como el Señor le dijo al Profeta Joseph Smith Jr, cuando estaba en la cárcel de Liberty en Missouri

Doctrina y Convenios 122
7 si eres echado en el foso o en manos de homicidas, y eres condenado a muerte; si eres arrojado al abismo; si las bravas olas conspiran contra ti; si el viento huracanado se hace tu enemigo; si los cielos se ennegrecen y todos los elementos se combinan para obstruir la vía; y sobre todo, si las puertas mismas del binfierno se abren de par en par para tragarte, entiende, hijo mío, que todas estas cosas te servirán de experiencia, y serán para tu bien.
8 El Hijo del Hombre ha descendido debajo de todo ello. ¿Eres tú mayor que él?
9 Por tanto, persevera en tu camino, y el sacerdocio quedará contigo; porque los límites de ellos están señalados, y no los pueden traspasar. Tus días son conocidos y tus años no serán acortados; no temas, pues, lo que pueda hacer el hombre, porque Dios estará contigo para siempre jamás.
Jacob 4:7 Sin embargo, el Señor Dios nos muestra nuestras debilidades para que sepamos que es por su gracia y su gran condescendencia con los hijos de los hombres que tenemos poder para hacer estas cosas.
Jacob 4:8 " Grandes y maravillosas son las obras del Señor (...)

Esto mismo sucedió, cuando el Pueblo fue liberado de su cautiverio en Egipto, durante 40 años vagaron por el desierto, viendo al Señor, que eran un pueblo de cuello duro, que murmuraba constantemente, contra Dios y sus representantes y líderes Moisés, Aarón, entre otros, aún después de presenciar innumerables milagros, rocas que se hendían y salía agua, panes que caían del cielo, pero aun así, esa generación no calificó para entrar a la tierra prometida. Cuando toda esa generación se extinguió, el Señor encargó a Josué que guiara al Pueblo del Señor hacia la Tierra Prometida, pero antes de cruzar el río Jordán, Josué se dirigió a la congregación en el campamento y les dijo que decidieran en ese momento a quién querían servir


Josué 24:15 - Elegid hoy a quién serviréis...


Hoy, como en los días de Josué, se nos desafía: "elige hoy a quién servirás" (...) "pero yo y mi casa serviremos al Señor". Josué 24:15


Porque ahora, en nuestros días, también nosotros somos llamados por el Señor, para trabajar en su obra, lo que nos exige hacer elecciones, así como no podemos estar en las dos orillas del río al mismo tiempo, ni podemos servir a dos amos al mismo tiempo.

3 Nefi 13:24 Ningún hombre puede servir a dos señores, porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o se allegará al uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a Mamón.

ELEGIR SERVIR AL SEÑOR ES UNA DECISIÓN CONSCIENTE Y DE GRAN RESPONSABILIDAD, QUE IMPLICA HACER PACTOS CON ÉL.


A través de la obediencia a las leyes seremos justificados, y se nos imputará como rectitud y justicia. Por eso "creemos en Cristo, seguimos a Cristo, adoramos al Padre en su nombre... cumplimos la ley".


El Señor dice que el evangelio del reino será predicado en todo el mundo:

Mateo 24:14 Y este evangelio del reino será predicado en todo el mundo para testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin.

Cuando estuvo entre nosotros,

Mateo 4:18 "El Señor, caminando junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos que echaban las redes en el mar, pues eran pescadores.
4:19 Y les dijo: Venid en pos de mí.... y os haré pescadores de hombres(...) humildes de poca instrucción.

ENTONCES "DEJANDO INMEDIATAMENTE SUS REDES, LE SIGUIERON".


No le preguntaron al Señor a dónde vamos, o qué vamos a hacer, qué hago con mi negocio, lo siguieron inmediatamente....


El Señor, al igual que, cuando dio la invitación a los Apóstoles de la Iglesia primitiva, sabía que ellos, en ese momento, no estarían preparados para una obra tan noble y asombrosa, sin embargo, dice, os haré pescadores de hombres...

Al igual que en los días de Jesucristo en la tierra, también hoy la invitación está abierta y permanece, sin embargo el Señor al igual que los Apóstoles de la Iglesia primitiva, conoce todas nuestras debilidades y dificultades, y sabe que aún no estamos preparados, sin embargo, al igual que en el pasado, también ahora los cielos se han abierto y se derramarán sobre nosotros los conocimientos e instrucciones necesarias que nos permitan alcanzar ese nivel de desarrollo espiritual, que nos haga irreprochables ante los cielos.


Y haré contigo (...) una Sociedad Celestial,

"...Una sociedad de santidad; donde sus ciudadanos vivirían, en sus corazones, todos los principios de pureza requeridos por Dios y serían un pueblo santo". (Moisés 4:41)

Este desarrollo no será instantáneo, sino que será el fruto del trabajo duro, del estudio dedicado y de un corazón entregado a las cosas de Dios. Sin embargo, debemos fijarnos en estas palabras dirigidas a los Apóstoles de la Iglesia primitiva: "Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres (...)


Lo que nos califica como trabajadores para su obra se describe en Doctrina y Convenios capítulo 4


1 He aquí, una obra maravillosa está a punto de aparecer entre los hijos de los hombres.

2 Por tanto, oh vosotros que os embarcáis en el servicio de Dios, mirad que le sirváis con todo vuestro ccorazón, alma, mente y fuerza, para que aparezcáis sin culpa ante Dios en el último día.

3 De modo que, si tenéis deseos de servir a Dios, sois llamados a la obra;

4 pues he aquí, el acampo blanco está ya para la siega; y he aquí, quien mete su hoz con su fuerza atesora para sí, de modo que no perece, sino que trae salvación a su alma;

5 y fe, esperanza, caridad y amor, con la mira puesta únicamente en la gloria de Dios, lo califican para la obra.

6 Tened presente la fe, la virtud, el conocimiento, la templanza, la paciencia, la bondad fraternal, piedad, caridad, humildad, diligencia.

7 Pedid, y recibiréis; llamad, y se os abrirá. Amén.


"VED, VED QUE LO DECÍS CON TODO VUESTRO CORAZÓN, MENTE Y FUERZA" para que podáis estar irreprochables ante Dios en el último día.


En Doctrina y Convenios 133:7 El Señor dice que ha llegado el momento de abandonar Babilonia (...)


Como dice Pablo en Efesios 3

1 "Por eso yo, Pablo, soy prisionero de Jesucristo para vosotros, los gentiles". Al igual que Pablo, nosotros también somos prisioneros en el Señor; prisioneros de esta Causa tan Noble, que es asegurar el Establecimiento de Sión, el Orden Unido, una Sociedad Celestial, para asegurar que el deseo del Señor para estos días, se cumpla, pues ha puesto sobre nuestros hombros, esta responsabilidad, podemos ser imperfectos, pero como hijos obedientes y con plena confianza en el Señor, cumpliremos... ¡porque esa es nuestra misión, misión, que hemos recibido aún en el cielo!
"Y la unción que habéis recibido de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; sino que como su unción os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, así como os ha enseñado, así permaneceréis en él." 1 Juan 2:27

y teniéndonos, por nuestra fe, en tiempos no registrados entre los hombres, todavía, ni en nuestra memoria, nos capacitó para esta gran obra que es una maravilla, una tontería a los ojos de los hombres, porque no la entienden.


Y como diamantes raros, hemos sido colocados en diferentes países y en diferentes generaciones, para ser llamados en el tiempo señalado por Dios, para que la obra del Padre se establezca entre los hombres, hagamos entonces lo que se ha requerido de nosotros, para que seamos dignos de esta gran obra, busquemos las cosas de Dios.


En Doctrina y Convenios 75:2-5

2 Escuchad, oh vosotros que habéis presentado vuestros nombres para salir a proclamar mi evangelio y podar mi viña.

3 He aquí, os digo que es mi voluntad que salgáis y no demoréis, que no estéis ociosos, sino que obréis con vuestro poder,

4 alzando vuestra voz como con el son de trompeta, proclamando la verdad de acuerdo con las revelaciones y los mandamientos que os he dado.

5 Así que, si sois fieles, seréis premiados con muchas agavillas y coronados con honor, gloria, inmortalidad y vida eterna.


Los sentimientos de Caridad; de Entusiasmo; de Espíritu; de Renuncia para soportar la adversidad; de Benignidad; de Compasión; de Fe; de Mansedumbre y de Autocontrol, te capacitan para este trabajo.


Vivimos, hablamos y pensamos a diario en la mayor historia de Amor desde que se tiene constancia y más allá. Porque toda la historia de la humanidad descansa en el amor incondicional del Padre y de su Hijo Unigénito por sus hijos, los hijos de los hombres.


Seamos hombres honrados, honremos permanentemente a nuestro Padre y a nuestra madre, honremos nuestros compromisos.


En la gracia y el amor de Jesucristo, amén.


Como en el Himno 209

D&C 133


Oh élderes de Israel, conmigo venid;

juntad a los justos en este redil.

De llanos, montañas, de tierra o mar,

dejadlos venir a Sión a morar.

Adiós, oh Babilonia; vamos ya a marchar.

Iremos al monte de paz a morar.

Entradas Recientes

Ver todo

Mensaje 2 - Presidente Samuel S. Gould: Enero 2023

Mis amados hermanos y hermanas de la Segunda Invitación a la Cena de las Bodas del Señor, Saludos. Cuando el Padre y el Hijo emitieron la Primera Invitación, vino con una insignia del antiguo testimon

תגובות


bottom of page